Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Dictadura natural

Le dijeron que había llovido y que sería difícil que pudiera llegar a tiempo, sin embargo despertó dispuesto, con cierta sensación de alivio, con los pelos retorcidos, con la cara repleta de jeroglíficos creados por la almohada. Pero quién se desespera tanto para levantarse cuando sabe que ese día se va a morir. Quién se alborota si no sabe la hora exacta en que cerrará los ojos y sentirá el chorro de agua helada caerle desde la coronilla hasta la punta de los pies. Damián lo pensó varias veces mientras la somnolencia persistía en retenerlo. Se limpió los ojos con las manos, estiró sus brazos hacia arriba y bostezando se dijo: -que todo se vaya a la mierda;  devolvió el cuerpo hacia atrás y quedó dormido.
Su cabeza le proponía imágenes estáticas que se deslizaban como lo hace un reflector de filminas, una por una, en su espacio mental; oscuro como cine. Se veía. Se acordaba de cosas estúpidas, de travesuras no corregidas, de glúteos, de pedazos de lienzo, de resbalones, de palomilladas…