Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

EL ÚNICO SUPER HÉROE

Se aproxima la primera media hora de las cuatro de la tarde, me siento como removido por las circunstancias, no reconozco hasta qué punto la bondad puede ser una manifestación positiva, no sé hasta qué punto puede ser real. Lo peor de todo es que a veces me canso de intentar ser bueno y suelto la cuerda, destruyo todo con e impacto que la inercia genera en los cuerpos que mantienen la tensión, me suelto simplemente. Y acudo a la rabia, y me deshago de todo con tan solo fruncir el entrecejo, amargado por toda la basura que empiezo a vivir.

Que absurdo, a veces pienso si dentro de los márgenes de la justicia, el aguantar sea un territorio iluminado, me desangro creyendo que no está bien lo que sucede. Sólo preocúpate por ellas, me dicen, sin saber que lo hago constantemente, al extremo de sentirme el único que lo hace, mientras el resto fiestea sus anchas, mandando a la mierda lo verdaderamente importante, yo jodido aquí asistiéndolas, cada cinco minutos, cada vez que me timbran, cada ve…

LA MÍSTICA DEL TIEMPO

Cuantas veces el tiempo pasa y de pronto no entendemos si es necesario que las agujas sigan su curso frecuente, golpeando las doce una y otra vez, haciendo días, haciendo noches. Haciendo años nuevos, dejando atrás millones de recuerdos vomitados por el destino, aplazando los sueños, para más adelante, para más despuesito, para luego.

Cada hora y cada minuto, sigue el compás de los latidos de todos los que pisamos tierra, de los que humanamente vivimos, de todos aquellos que sobrevivimos a la furia y tempestad del tiempo, que nos arruga y nos envejece, poco a poquito, paso a pasito.

El tiempo que a veces nos enamora, que nos trae ilusiones, que nos absorbe entre lo insólito y lo apacible, que nos envuelve entre mortajas calidad, para morir contento, latiendo, entre lo incierto, entre lo que vendrá y entre lo que dejamos pasar.

Que molestia cada segundo, cada vez que el minutero golpea mis días apurados, agitándome, acelerando mi emoción de encontrarte, de hallarte así de la nada, de enam…