Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

TU INFIERNO, NUESTRO PARAISO

Si tu hubieras visto como esas candelas bailaban, hubieses entendido lo que yo sentí en aquel momento, La felicidad siempre tiene  su poquito de fuego y quema algo así de parecido...

Cuando todo puede ser realidad

Es cuestión de fijarse objetivos, la vida es como un intento de alcanzar, que es muy distinto de consumir o de tener, sino de sentirse satisfecho, de haber logrado, de haber escalado las montañas alcanzando tus propios sueños, tus propias metas e incluso tus propios caprichos con los que puedas satisfacerte. Claro que ese bienestar tuyo no debe involucrar la felicidad de los demás.

Pero todo depende de la disposición de como quieras conseguir las cosas, si te cruzas de brazos y te pones a hacerle oraciones al hacedor para que por alguna extraña y misteriosa forma haga que aparezca en tus manos los zapatos con los que siempre soñaste, estas acabado, así nunca suceden las cosas. Tu mente tiene el poder de atraer, por que tus pensamientos disponen tu ansiedad, tus ganas, tus deseos, tus sentimientos. Es como cuando una familia se dispone a tener un hijo planificado,  se imaginan que será varoncito, que se parecerá al papá o a la mamá que le sacará algo a él o a ella, simplemente se sueña…

Una sola mirada

Ellos tienen sueños, como todos nosotros... si supieran que todo es alcanzable, que hay que mirar siempre adelante fijándonos en que nuestro objetivo es vivir feliz...

Un lugar en tu paraíso

öleo sobre cartón 57 x 75 cm
16/06/11

Sueño mágico de un loco enamorado del amor y de sus trazos

(Poema de amor para trois)
Luz, colores recreando tu risa, el corpiño de tu vestido sujetándote como a un deseo sin libido, sólo quiero escuchar tu voz contándome historias. Te visto, te desvisto al abrir y cerrar los ojos y siento tu olor divino, fresco como flor que va naciendo entre el lienzo, viento y mis colores derramando mi magia. Hay amores, como este que crece en cada pincelada que forma la redondes de tus pechos y solo así me acerco a tu jardín y muerdo tu manzana, sin pecar, sin envenenarme con tus ojos de cielo oscuro,  ni enredarme  en las ramas de tus brazos que abrigan mis latidos enfermos, cada pincelada de sed de verte, de oírte, de sentirte viva floreciendo desde tus adentros, navegando por mi pecho absorbiendo mi magia, deslizándose por mi vientre con rojo pastel. Siento el de caramelo acariciar mi lengua mezclando los colores para el brillo de tu cintura, para abordarte toda entera, obnubilado por tu primor, y cada  palabra tuya, de óleos colorines, es el amor. Los contrastes con los que…

La niña de azul (Deyabu)

Óleo sobre cartón
55x75 cm
En esos espacios de azul y mar profundo es como te sueño...

Fuego eterno

oleo sobre cartón
joseph sánchez

SALUDENSE