Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

LUNA DE HIEL

No importa si el camino es una senda calamitosa,
si el latrocinio del abyecto caminante sacude los páramos,
No te fijes en la estoica investidura de las piedras duras.
Ninguna lengua de fuego te quemará los pies;
te hará bailar una danza amarga en tu tristura. Y en las ramas de tus manos acoge el agua bendita,
para lavarte las larvas que carcomen tu pecho,
ese olor a muerto cunde en los anchos cerros.
Respira y calla, sin dejar ahogarse el grito.
Pisa el suelo sin quebrar la tierra maciza. Donde
lo orgánico se transforma a mierda, viene el hedor 

sorprenderte con la vida.
Árbol, tu siempre mueres de pie...

Instantes Eternos parte 4

Imágenes compartidas con Sue Evans, estudiosa de las plantas y filósofa australiana. Aquí pueden visitar su blog: http://sje2012.tumblr.com/post/21293879236/the-botanic-gardens-trujillo-all-photos-in-this

QUIÉN SOY, DE DÓNDE VENGO Y ¿CUÁL SERÁ MI EPITAFIO?

Crecer, hacerse hombre, para luego tener que morir. Claro, parece fácil pero no lo es en la medida en que uno, como ser único, observa su entorno y se descubre formando parte de la humanidad.  Ahí empieza esa constante lucha por dejar una huella, por echar raíces y unirse a la memoria de la tierra. Ser recordado. Nos preguntamos entonces, cuál es la forma en que deseamos ser recordados. Sin embargo  ya ubicados en esa instancia, es importante que nos preguntemos  quiénes somos en este momento. Estos cuestionamientos casi metafísicos que nos hacemos a manera de introspección no deben  ser motivados solo por el placer de lograr una imagen aceptable por el fervor popular, sino para encontrarle un sentido a la vida que desde su extraña e involuntaria razón resulta ser muy complicada.

Yo quiero ser una persona libre, libre de dogmas, de egoísmos, fuerte, muy capaz. No sé si a muchos les pasa, pero el poder suele ser unos de los sueños más próximos en el ideal de las personas. También quie…

BAILAR CON EL CORAZÓN

Muchas veces me he preguntado cómo es que los artistas logran encumbrarse en niveles insospechados de aprecio por su público. Esta vez me he convencido de que la pasión juega un rol primordial en la vida de los sensibles. Lo pude notar, en el contagio casi viral que ocasionan los bailarines de marinera. Claudia con su majestuosidad, su finura y belleza; Javier con su garbo, salero, gracia y empuje. Inician su ingreso en ese coliseo abarrotado de apasionados, despiertan el aplauso y el caluroso aprecio de su público que los recibe de pie, esperando recibir de ellos su mejor baile.
No había tenido la oportunidad de acercarme tanto a ese mundo, a ese mar de apasionados reunidos en un solo espacio, para deslumbrarse con el vibrar del baile y los bailadores. La pista calcinante por el castigo afable del sol, el agua escasa, las caritas nerviosas de los infantes, el buen augurio del vendedor de discos y escapularios que sonríe y contagia de su buen ánimo mientras fuma. La niña que deslumbra …